Sueño y salud

Aunque pocas personas lo saben, uno de los factores esenciales para la salud es el sueño: tanto la calidad como la cantidad son importantes.
Incluso aquellos que quieran perder peso deben tener en cuenta que la falta de sueño previene la pérdida de peso e incluso puede conducir a un aumento de peso porque el sueño juega un papel importante en la regulación del apetito y el azúcar en la sangre (la falta de sueño afecta la secreción de hormonas grelina y leptina, implicado en la regulación del apetito y la saciedad).

El sueño regular y de buena calidad juega un papel esencial en la función cerebral, el bienestar, la salud física, la inmunidad, el rendimiento diario e incluso la seguridad (¡muchos accidentes laborales y de tráfico ocurren debido a la falta de sueño!)

Durante el sueño, se llevan a cabo importantes actividades físicas y mentales en el cuerpo.: nuestro cuerpo descansa, conserva su energía, bajando la presión arterial, el pulso, la frecuencia respiratoria y la temperatura corporal. Durante todo este tiempo, el cerebro permanece activo: arregla los recuerdos, restaura la información olvidada durante el día y se ocupa de los procesos relacionados con el crecimiento. Además, durante el sueño hay una limpieza tanto en el cerebro como en todo el cuerpo: los elementos tóxicos o residuales se eliminan y las células y tejidos se reparan o reemplazan.

Si tiene períodos de tiempo más prolongados en los que se interrumpe el sueño o no duerme lo suficiente, sus procesos físicos y mentales se verán afectados y aumentará su riesgo de desarrollar problemas de salud a largo plazo. En el caso de los niños y adolescentes, la falta de sueño puede repercutir en la salud, el crecimiento, el comportamiento y la adaptación social hacia los compañeros.

El sueño no seguro se acumula y forma una deuda.. Si pierde 2 horas de sueño por noche, después de una semana tendrá una deuda de 14 horas de sueño. Esta deuda solo se puede borrar realizando horas de privación del sueño. De lo contrario, continuando de la misma forma, se puede llegar a la privación del sueño.

El efecto negativo de la falta de sueño. Puede ser inmediato cuando, por ejemplo, tiene un accidente porque la velocidad de reacción es más lenta, o de larga duración, en cuyo caso se producen varios problemas de salud crónicos.

Para corregir la falta de sueño, necesita al menos 2 noches consecutivas para dormir bien (al menos 7.5 horas)

Las consecuencias de la falta de sueño.

  • somnolencia excesiva durante el día, fatiga y letargo
  • dolores de cabeza por la mañana
  • mala memoria y dificultad para concentrarse
  • aumento de peso: aumento del apetito debido al desequilibrio hormonal y más horas de vigilia para comer más
  • depresion y ansiedad
  • problemas de salud crónicos como obesidad, diabetes, enfermedades cardiovasculares
  • aumentar el riesgo de volverse adicto al alcohol o las drogas
  • mayor riesgo de accidentes de tráfico o laborales
  • problemas de pareja
  • falta de apetito sexual

¿Cuánto sueño necesitamos?

El nivel óptimo de sueño varía según la edad, siendo los valores generalmente recomendados los siguientes:

  • Bebés de 4 a 12 meses: de 12 a 16 horas al día
  • Niños de 1 a 2 años: de 11 a 14 horas al día
  • Niños de 3 a 5 años: de 10 a 13 horas al día
  • Niños de 6 a 13 años: de 9 a 11 horas al día
  • Adolescentes de 14 a 18 años: de 8 a 10 horas al día
  • Adultos de 18 a 64 años: de 7 a 9 horas al día
  • Adultos mayores de 65 – 7-8 horas al día (o menos)

¿Cómo podemos mejorar nuestro sueño?

  • Establezca un horario: vaya a la cama y levántese a la misma hora
  • Haga ejercicio de 20 a 30 minutos al día, pero no demasiado cerca de la hora de acostarse
  • Evite la cafeína y el alcohol antes de acostarse
  • Aplicar métodos de relajación: darse un baño, leer un libro
  • Cree un espacio para dormir, sin luces ni sonidos fuertes, con la temperatura adecuada, sin televisión ni computadora antes de acostarse
  • Evite las mesas de la cena que son demasiado pesadas y demasiado tarde
  • Asegúrese de tener las vitaminas y minerales necesarios mediante una dieta equilibrada y suplementos dietéticos según sea necesario.

Si tiene problemas para dormir, ¡intente solucionarlos lo antes posible! Si falla por su cuenta, consulte a un médico o profesional de la salud para identificar los factores que interrumpirán su sueño y tratarán los problemas existentes. Descuidar este aspecto puede provocar graves problemas de salud.