Enfermedades autoinmunes: causas y síntomas

Hoy en día, cada vez más personas padecen enfermedades autoinmunes y, en algunos casos, estas afecciones son difíciles de detectar y mucho después de la aparición de los primeros síntomas.
Una enfermedad autoinmune es una condición en la que el sistema inmunológico de una persona ataca erróneamente tejidos u órganos en su propio cuerpo, en lugar de atacar patógenos o toxinas externos. Entre las enfermedades autoinmunes más conocidas se encuentran: artritis reumatoide, tiroiditis de Hashimoto, psoriasis, enfermedad inflamatoria intestinal (colitis ulcerosa, enfermedad de Crohn), enfermedad celíaca, vasculitis, lupus, etc.

Las enfermedades autoinmunes son causadas por la respuesta del propio sistema inmunológico y, a menudo, van acompañadas de una enfermedad inflamatoria sistémica. Aunque la causa de una enfermedad autoinmune no se conoce completamente, se cree que la predisposición genética, ciertas infecciones y la exposición a toxinas ambientales juegan un papel importante en su aparición.

Si se detectan a tiempo, las enfermedades autoinmunes pueden mantenerse bajo control y el daño puede ser reversible. Desafortunadamente, la mayoría de las personas reciben el diagnóstico después de que los síntomas son obvios y pronunciados, y ciertas partes del cuerpo ya se han visto afectadas. Aunque existen más de 80 enfermedades autoinmunes, al inicio, los síntomas pueden parecerse entre sí y son más atenuados, lo que dificulta el diagnóstico. Sin embargo, a través de pruebas específicas de anticuerpos autoinmunes, la condición podría detectarse meses o años antes del inicio de los síntomas.

Desencadenantes de enfermedades autoinmunes

Son varios los factores que contribuyen a aumentar y mantener el estado de inflamación y, implícitamente, pueden favorecer la instalación de una enfermedad autoinmune. Éstos incluyen:

  • alergias ocultas (alimentarias o ambientales)
  • infecciones con ciertas bacterias o virus
  • toxinas ambientales
  • una dieta inflamatoria
  • estrés

Síntomas tempranos y ocultos de enfermedades autoinmunes.

Los síntomas de las enfermedades autoinmunes pueden ser muy variados, dependiendo del lugar donde se produzca la reacción: dolor articular, fatiga, problemas digestivos, fiebre, etc. Sin embargo, algunas de ellas son más difíciles de reconocer, siendo comunes a otras enfermedades o siendo menos pronunciadas. Estos son algunos de los síntomas que pueden ocultar una afección autoinmune, incluso si se encuentran en otras enfermedades:

  • condiciones de la piel – erupciones, enrojecimiento, picor, zonas sensibles o cambios inexplicables en el aspecto de la piel
  • fatiga o niebla mental – la sensación de fatiga física o mental incluso después de 8 a 9 horas de sueño puede ser una señal alarmante
  • fluctuaciones del peso corporal – aumento o pérdida de peso sin una razón obvia
  • dolor en las articulaciones – el dolor muscular o articular que se repite sin motivo aparente (ejercicio u otras actividades exigentes) puede enmascarar la aparición de una enfermedad autoinmune como la artritis reumatoide o la tiroiditis de Hashimoto
  • desordenes digestivos – La enfermedad inflamatoria intestinal puede presentarse con síntomas leves al principio, que pueden atribuirse a malos hábitos alimenticios o estrés. Si bien los calambres, la diarrea y la hinchazón pueden tener diversas causas, no deben ignorarse cuando ocurren sin motivo aparente o se acompañan de otras manifestaciones inflamatorias.

Tratamiento de enfermedades autoinmunes.

En la mayoría de los casos, las enfermedades autoinmunes se tratan con la medicina tradicional mediante la administración de medicamentos que tienen como objetivo reducir o eliminar los síntomas. Además de este tratamiento alopático, existe un enfoque holístico de la curación, que tiene como objetivo no solo eliminar los síntomas, sino sobre todo descubrir y eliminar sus causas. Por lo tanto, este enfoque tiene como objetivo establecer las causas de la inflamación sistémica, eliminar los desencadenantes y restablecer el equilibrio, obteniendo una curación completa o una mejora significativa de las manifestaciones autoinmunes.

Medidas tomadas en el tratamiento naturopático de enfermedades autoinmunes
  • Identificación y eliminación de posibles factores tóxicos. – para funcionar correctamente, el organismo debe realizar una actividad de desintoxicación continua, y el exceso de toxinas provoca inflamación. Si se repite la exposición a toxinas, el estado inflamatorio es continuo y más extendido, lo que puede desencadenar o exacerbar enfermedades autoinmunes. Entre las toxinas más comunes se encuentran: humo de cigarrillo, pesticidas, metales pesados, químicos en productos de limpieza o cosméticos.
  • Descubrir alergias o sensibilidades alimentarias ocultas. – En muchos casos, las personas con enfermedades autoinmunes pueden presentar diversas sensibilidades o alergias, o una dieta rica en alimentos inflamatorios. Los alimentos alergénicos más comunes son los lácteos y el gluten, pero la lista puede ser más larga. Estos factores se pueden descubrir mediante una dieta de eliminación o análisis de sangre. exploración de biorresonancia y se puede eliminar prescribiendo una dieta adecuada.
  • Identificación y tratamiento de infecciones. – Hay situaciones en las que determinadas infecciones pueden ser la base de enfermedades autoinmunes, como infecciones fúngicas, infecciones virales o infecciones microbianas. Al descubrirlos y tratarlos se reduce la inflamación, lo que favorece la mejoría o curación de la enfermedad.
  • Curación y equilibrio intestinal – Las reacciones inflamatorias a menudo afectan el intestino, y un intestino comprometido contribuye a la aparición o exacerbación de enfermedades autoinmunes. Por tanto, tras identificar los factores ofensivos (estilo de vida, toxinas, alimentación, determinados medicamentos), es necesario aplicar un protocolo de limpieza, reequilibrio y restauración de la función intestinal.
  • Reducción del estrés – iActualmente, el estrés es un factor negativo omnipresente, siendo una causa de inflamación sistémica. Al reducir el estrés y aplicar medidas de relajación, el cuerpo puede reducir más fácilmente la inflamación y el equilibrio. Para aliviar el estrés, puede aplicar varios métodos, como la meditación, el ejercicio físico, el masaje; consulte también Métodos de reducción del estrés..
  • Mejorando la función inmunológica – corrigiendo y mejorando la dieta, el descanso, la relajación y los complementos alimenticios específicos, se puede mejorar y equilibrar el sistema inmunológico, para tener una reacción normal y eficaz y atacar solo los factores externos que son dañinos, no los propios tejidos.

Para evitar la aparición o el empeoramiento de enfermedades autoinmunes, debe prestar atención a sus síntomas, mejorar su dieta y eliminar los factores tóxicos.
Cuando los síntomas, incluso los leves, parezcan sospechosos, consulte a su médico o terapeuta para descubrir de antemano cualquier posible enfermedad autoinmune y evitar su agravamiento.