Día 29: Aprovechar el tiempo de inactividad

Hacer espuma antes y después de un entrenamiento es una forma inteligente de reducir el dolor muscular, aumentar el flujo sanguíneo, aliviar la tensión y acelerar la recuperación. Pero para ver mejoras significativas en la movilidad, también hay que rodar la espuma los días que no se entrena, informan los científicos de la Universidad de Oregón. En resumen, utilice el tiempo de inactividad en su beneficio. En lugar de plantarse en el sofá frente al televisor, enrolle cada uno de los grupos de músculos principales (pantorrillas, tendones, muslos, cuádriceps, trasero, espalda baja y alta, hombros y pecho) durante unos minutos.

Día 29: Aprovechar el tiempo de inactividad

Para más consejos sobre 31 días de entrenamiento, busque aquí uno nuevo cada día de diciembre.