Cómo aumentar la inmunidad de los niños en la estación fría.

Con el comienzo de la escuela y la temporada de frío, los niños corren un mayor riesgo de contraer virus respiratorios o gripe, a veces incluso con diversas complicaciones: otitis, neumonía. Podemos hacer algo para aumenta la inmunidad de los niños?

Para aumentar la resistencia de los niños a las enfermedades, es importante seguir ciertas reglas relacionadas con la dieta, la higiene y el estilo de vida y enseñar a los niños a seguirlas.

A continuación, se muestran algunas formas de aumentar la inmunidad:

1. Dele a su hijo tantas frutas, verduras y alimentos integrales como sea posible

Los niños deben comer de 3 a 4 porciones de verduras (cocidas o crudas) y de 2 a 3 porciones de fruta al día. Una porción es una cantidad igual a lo que pueden sostener en sus puños.

2. Reducir el consumo de alimentos procesados, dulces y snacks.

Aunque parezca una cosa difícil de hacer, puede hacerlo comprando menos alimentos de este tipo y reemplazándolos por bocadillos saludables (nueces, semillas, nueces, cereales integrales). El consumo de azúcar disminuye considerablemente la respuesta inmunitaria durante varias horas. Explíquele esto al niño y ofrézcale una fruta o comida endulzada con miel / jarabe de arce.

3. Aconseje al niño que se lave las manos con la mayor frecuencia posible, especialmente antes de las comidas.

La posibilidad de contactarse con un virus es mucho menor si las manos del niño están limpias. Insiste mucho en la higiene y enséñale a no llevarse la mano sucia en la cara, nariz y boca. Esto debe observarse tanto en la escuela como en el parque o en cualquier otro lugar. Evite las grandes multitudes durante la temporada de frío.

4.Asegúrate de dormir al menos 9 horas por noche.

Un sueño suficiente y reparador tiene efectos especiales sobre la inmunidad y aumenta el rendimiento escolar. Cuente las horas de sueño del niño y asegúrese de que sean al menos 9 horas para los niños de secundaria y de 9,5 a 10 horas para los más pequeños.

5. Anime al niño a permanecer al aire libre tanto como sea posible y a hacer ejercicio todos los días.

Incluso si no practica un determinado deporte, el niño debe correr al aire libre, caminar o incluso hacer pequeños ejercicios aeróbicos. La exposición al sol es especialmente importante para apoyar la función inmunológica. Es importante que, además de las horas pasadas en casa o frente a la computadora, pase un mínimo de 30 minutos – 1 hora afuera.

6. Ayude a su hijo a relajarse y eliminar el estrés.

¡Sí, los niños también están estresados! Ayúdelos a calmarse después de un día de escuela dándoles una comida saludable, juegue con ellos y guíelos en actividades relajantes como construir juegos, leer o pintar.

7. Dele a su hijo suplementos con vitaminas C, D3, equinácea y zinc.

La vitamina C ayuda al cuerpo a combatir mejor los virus y, en ausencia del sol, un suplemento de vitamina D complementará el requerimiento diario en los meses en que la exposición al sol es muy baja.

8. Fomente la ingesta adecuada de agua y la hidratación.

Debido a que los niños a menudo se olvidan de beber agua, debemos recordárselo constantemente y ofrecérselo a lo largo del día. Un cuerpo adecuadamente hidratado podrá eliminar las toxinas con mayor facilidad y funcionar de manera más eficiente. Evite los jugos comerciales y los tés azucarados.