Mejora tu estética y salud para hacerte rico

Después de los excesos navideños, quizás hayas pensado en perder peso, ponerte en forma o mejorar tu línea. Recuerda que para que este cambio se haga realidad es necesario que se produzca de forma sostenible en el tiempo.

La receta para conseguir nuestro objetivo es clara: cuida tu alimentación y realiza ejercicio regularmente. He aquí unos consejos:

Controla las cenas

El ritmo de vida frenético hace que no dediquemos el tiempo necesario para comer de forma ordenada. trata de trasladar las comidas más importantes a lo largo del día, y no dejarla para la noche. Las primeras veces cuesta un poco acostarse sin la sensación saciante de una cena generosa, pero a medida que pasen los días, verás por un lado,  lo bien que te levantas con el vientre mucho más plano, y por otro, que tienes más ganas de desayunar, y te costará cada vez menos hacerlo. No lo olvides, dependiendo de si te acuestas con la tripa llena o no, estarás las 8 horas de sueño acumulando grasa o eliminándola.  Recuerda: Cenas ligeras.

Empieza haciendo ejercicio dos días a la semana. Motívate

Este es mi consejo de la primera semana, junto con el control de las cenas. Cualquier edad es buena para hacer ejercicio, cuanta más mejor. Los días que menos apetece, son los mejores, puesto que son los días que el cuerpo más lo necesita.

Por otro lado, no es necesario apuntarse al gimnasio. Puedes hacer un ejercicio cardiovascular de 30 minutos yéndote a correr suave por el parque. Ventajas de hacer ejercicio: El ejercicio te ayudará a regular una gran parte de los sistemas corporales. El aparato locomotor es el gran beneficiario a priori, porque es en el que se aprecian los cambios por fuera, pero hay otros sistemas, como el hormonal, el cardiovascular, el respiratorio, e incluso el digestivo, que se verán mejorados por la práctica regular de ejercicio.

El ejercicio físico es el gran regulador de nuestro sistema corporal.

Si tienes poco apetito, el ejercicio te ayudará a aumentarlo, y si tienes demasiado, el ejercicio te ayudará a rebajarlo y , al mismo tiempo, a quemar calorías. Si padeces de insomnio, el ejercicio te aportará ese extra de cansancio físico que necesitas; si por el contrario, duermes demasiado, el ejercicio te ayudará a mejorar el estado de alerta.

En la tercera y cuarta semana, debes saber distinguir la diferencia entre hidratos de carbono, proteínas y grasas.

Has de saber que las grasas en el cuerpo ya no son ni buenas ni necesarias. Come sólo hasta que desaparezca la sensación de hambre. Y en cuanto al entrenamiento, prueba distintas actividades (nadar, aerobic, etc) para ver las que te gustan.

Esfuérzate un poco. Entrenar es mejorar.

Aprende a leer la etiqueta de los productos.

Evita los productos que contengan en la etiqueta más de un 2-3% de azúcares, y de grasas saturadas. Y procura tomar los hidratos de carbono durante las primeras horas del día para poder aprovecharlos en energía y que no se conviertan en grasas.

Para las últimas semanas,recuerda: haz 5 comidas al día, evita las bebidas gaseosas, olvida las dietas (es suficiente con no comer lo que no necesitas), aumenta la ingesta de frutas y verduras, alimentos integrales, realiza abdominales (hablaremos de este punto en otro artículo) y sobre todo, no te rindas. Se constante.

” No tengo tiempo…” es la excusa más popular. Nadie tiene tiempo para hacer ejercicio, si lo coloca en la última posición en sus prioridades. Pero, tienes tiempo para cambiar tu salud e imagen personal tanto interna como externa? Si el día tuviera 30 horas, tampoco tendríamos tiempo.  Aunque se trata de una cuestión de prioridades, no de tiempo. Así que no digas no tengo tiempo. Reconoce que no tienes ganas o que no te importa tu salud. Pero tiempo para algo tan importante, si puedes conseguir.

Para que te animes a hacer ejercicio, te diré, que las personas que hacen ejercicio son mucho más activas y sacan mucho más rendimiento a las horas del día.

Hoy en día  el estar en forma es considerado como una nueva riqueza; la riqueza de sentirse bien, de sentirse seguro con uno mismo; la riqueza de sentirse más joven  de poder hacer lo que quieras porque tu cuerpo te lo permite.

Hoy en día, estar en forma es ser rico.

Mejora tu estética y salud para hacerte rico
3.5 (70.72%) 166 votos