La llegada de las marcas blancas a la nutrición deportiva

El mundo de la nutrición deportiva ha experimentado un crecimiento espectacular en los últimos años. Ha pasado de ser algo exclusivo, reservado solo para algunos deportistas pertenecientes a la élite más prestigiosa, a entrar en muchísimos hogares. Con el auge del fitness, el número de personas que empezaron a aficionarse al deporte se incrementó exponencialmente y, como consecuencia natural, la suplementación comenzó a verse como una práctica que podía ayudar de forma efectiva a mejorar el rendimiento físico y conseguir los objetivos deportivos de cada uno.

La demanda de este tipo de productos aumentó mucho y la respuesta del mercado fue inmediata, con la aparición de numerosas nuevas empresas que centraban todos sus esfuerzos en la fabricación de suplementos deportivos. Poco a poco, se ha ido estableciendo una diferencia entre este tipo de compañías y las que, simplemente, se dedican a comprar la producción a terceros y comercializarla bajo su marca.

Fábricas de suplementos deportivos: las nuevas marcas del sector

La industria de la nutrición deportiva tiene una vida bastante corta en comparación con otros sectores, aunque los beneficios que está empezando a generar la colocan como una de las importantes. No obstante, su juventud no ha supuesto ningún problema de adaptación al mercado, ya que ha seguido los pasos de sus semejantes, como podrían ser la alimentación o incluso la ropa deportiva.

Si prestamos un poco de atención a la trayectoria que están dibujando las grandes empresas de estos dos sectores, podremos ver que existe una tendencia bastante generalizada que tiene que ver con las relaciones entre fabricantes y distribuidores. Cada vez es más común que las mismas compañías encargadas de la producción se lancen a comercializar sus artículos bajo lo que denominamos ‘marcas blancas’, que no son más que el propio nombre del fabricante o una marca creada por él.

Esto ocurre porque el prestigio de las grandes firmas está empezando a ponerse en entredicho -aunque nadie puede negar que algunas de ellas están en lo más alto por méritos propios- y porque eliminar ese paso intermedio supone un abaratamiento de los costes y, por lo tanto, permite ajustar más el precio final.

La eliminación de muchos prejuicios ha sido clave para las marcas blancas

De esta forma, algunas fábricas de suplementos deportivos están empezando a ser conscientes de que, vendiendo sus propios productos, pueden obtener más beneficios. Además, gracias al comercio online, no es necesario hacer una gran inversión para crear una red de tiendas y transportes que permita llegar a mucha gente. Con una simple página web y una estrategia de marketing sólida es suficiente.

El cambio de mentalidad con los suplementos deportivos de marca blanca

Todo esto es posible porque la suplementación se está librando, con el paso del tiempo, de muchos de los prejuicios que recaían sobre esta industria. En los inicios de su apertura a los deportistas amateur, algunos irresponsables hicieron un mal uso de estos productos y las consecuencias negativas provocaron mucho ruido. Sin embargo, ya son pocas las personas que no tienen claro que, con la ayuda de un profesional y sin abusar, los complementos nutricionales son muy útiles para los atletas.

La eliminación de ese miedo, por un lado, y la evolución de los laboratorios y los conocimientos científicos que rodean al sector, por el otro, son dos de los factores imprescindibles que han permitido que los suplementos deportivos de marca blanca sean actualmente una realidad.

Hace algunos años, sin la seguridad que dan las firmas reconocidas era muy difícil lograr vender un producto de este tipo, sobre todo por una cuestión de falta de confianza. Poco a poco, se ha ido haciendo más evidente que cualquier compañía de fabricación de suplementos deportivos tiene que tener una base científica que avale su producción. Así que, con la notable reducción de los estereotipos y la fiabilidad que ofrecen los estudios científicos, se ha conseguido una combinación que permite a cualquier fábrica de suplementos deportivos tener la opción de venderlos bajo su propio nombre.

La gran ventaja que supone este cambio es un aumento muy importante en la diversidad de opciones disponibles. Ahora es posible elegir entre productos mundialmente conocidos, que tienen sus beneficios aunque suelen ser más caros; y suplementos deportivos de marca blanca más baratos, que no cuentan con el respaldo de una multinacional pero sí con la seguridad de que la industria ha alcanzado unos mínimos de calidad muy válidos.

Si estas buscando una fabricante de proteínas, comprueba el siguiente enlace.

 

La llegada de las marcas blancas a la nutrición deportiva
4 (80.57%) 35 votos

Dejar comentario