Alergia primaveral cómo combatir y reducir sus efectos

Estornudos, goteo nasal, escozor de ojos, conjuntivitis y hasta dificultad para respirar, quienes sufren de alergia primaveral conocen bien sus síntomas y lo molestos que pueden llegar a ser. Una vez que ha llegado la primavera y nos atacan sólo podemos prevenirlos y aliviarlos. Te ofrecemos un buen grupo de consejos para ayudarte.

Antes de nada, acude a tu médico para que un especialista en alergología a través de análisis identifique el origen de tus alergias. Conocer exactamente a qué eres alérgico te ayudará a identificar el foco de tus síntomas para evitarlos en la medida de lo posible.

El tratamiento más eficaz consiste en la toma de antihistamínicos prescritos por tu médico. Actualmente, el desarrollo de la medicina ha logrado fórmulas que minimizan sus efectos secundarios como la somnolencia, problemas de concentración, etc.

Existen tratamientos antihistamínicos en grajeas, colirios, cremas y sprays para la nariz.

Además, puedes seguir una serie de consejos  para evitar que aparezcan estos síntomas:

En la calle:

  • Utilizar gafas de sol evitará en gran medida el enrojecimiento de tus ojos porque son  una barrera física entre tus ojos y el polen.
  • Al llegar a casa es importante cambiarse de ropa y darse una buena ducha, porque las partículas que te causan alergia se han impregnado en tu ropa y en tu pelo. Librarte de ellas hará que te sientas mejor.
  • Evita los lugares en los que abunde el origen de tu alergia. Es más fácil decirlo que hacerlo, pero si, por ejemplo, eres alérgico al olivo y los ves en un jardín en tu camino, busca una ruta alternativa.
  • No fumes. El tabaco aumenta los efectos de las alergias y favorece su desarrollo, ya tienes un buen motivo para dejarlo. Si no eres fumador, evita los ambientes expuestos al humo del tabaco y pide a quienes te rodean que no fumen en tu presencia.
  • Los mayores índices de polen se registran a primeras horas del día, si tienes en cuenta esto adapta tus costumbres y, por ejemplo, si haces deporte por la mañana temprano, en primavera, hazlo al anochecer.

En casa:

  • Ventila tu casa a primera hora de la mañana y a última de la tarde.
  • Aspira bien: sofás, sillones, esquinas, debajo de los muebles, etc., para evitar la concentración de ácaros. Limpia bien el polvo de los muebles con un paño que lo retenga, no utilices plumeros que lo mueven de sitio. Al terminar, lava bien ese paño con agua caliente.
  • Líbrate de moquetas, peluches, alfombras y todas aquellas superficies donde puedan acumularse ácaros.
  • Infórmate de los días de mayor concentración de las partículas que te afectan y esos días evita abrir las ventanas: usa el aire acondicionado.
  • Lava las sábanas, colchas y almohadones con agua caliente.
  • Mantén a tus mascotas alejadas del dormitorio.
  • Lava bien la ducha después de usarla. También limpia bien la nevera, con  ambas acciones evitarás la formación de moho.

En el coche:

  • Limpia y aspira a menudo las alfombrillas de los pies.
  • Aspira bien la tapicería, al menos una vez por semana.
  • Conduce con las ventanas subidas y conecta el aire acondicionado.
  • Asegúrate de tener un filtro que atrape las gramíneas para el intercambio del aire.

Para ayudarte a combatir los efectos de la alergia primaveral, te ofrecemos también unos sencillos remedios caseros, fáciles de encontrar, para que te sientas mejor:

Tomar una cucharada de miel. Puedes añadirla a la leche o a las tostadas para desayunar.
La miel contiene polen en pequeñas cantidades, su consumo habitual en pequeñas cantidades hace que nuestro organismo se acostumbre a él y se reduzca los efectos de la reacción alérgica en las temporadas de polen en el ambiente.

Comer un poco de regaliz, que además te endulza la vida.

El regaliz es muy beneficioso en caso de padecer rinitis, y se pude tomar en forma de golosinas, infusión o pastillas.

Beber té verde. Por las mañanas o después de las comidas.
El té verde contiene un componente que impide la producción de histamina, y así contribuye a disminuir y aliviar la reacción y los síntomas de la alergia primaveral.

Consume muchas frutas, verduras. Alimentos y zumos con vitamina C.
Bayas rojas, kiwi, pimiento rojo y verde, tomates, espinaca, naranja y limón, brócoli, fresas, coles de Bruselas y melón.
La vitamina C es un antihistamínico muy poderoso que está presente en frutas, fundamentalmente en los cítricos y ayuda a prevenir las alergias.

El Aloe Vera te ayuda a desinflamar y descongestionar la nariz tapada a causa de diversas alergias (se usa en spray). Además, esta hierba es muy efectiva para limpiar profundamente el cuerpo y despojarlo de las grasas y los desechos que son nocivos para nuestro organismo y que suelen aglomerarse en los intestinos y producir muchas reacciones desfavorables que son las principales causas de las alergias.

La alergia primaveral cada año afecta a más de 325 millones de personas en todo el mundo. Si eres de las personas que la padeces y nuestros consejos te parecen interesantes y te ayudan, cuéntanoslo y añade tu comentario a esta noticia.

Alergia primaveral cómo combatir y reducir sus efectos
5 (100%) 2 votos