10 claves para empezar con tu rutina fitness

Tómatelo con calma

El cuerpo necesita adaptarse a los nuevos estímulos que está experimentando, necesita un proceso de adaptación, por lo que es normal sentirte fatigado las primeras sesiones ya que tu cuerpo está realizando esfuerzos que son nuevos para él.

Marcate tu objetivo

Es lo primero que debes hacer. Marcarte tu objetivo principal, plantearte que quieres conseguir, a dónde quieres llegar. Cuidado con los objetivos imposibles de conseguir o surrealistas, pues pueden llevarte al desánimo al no obtener resultados. Marcarte pequeñas metas en espacios cortos de tiempo que eleven tu motivación.

Busca tu motivación

Sea cual sea tu objetivo, todos tenemos días perezosos, días con mucho trabajo y ocupaciones, busca tu motivación, Tómate tu tiempo para recopilar una lista de la música que te motive para entrenar, mira vídeos de deportistas que te inspiren, etc. Muchas veces, estos detalles pueden marcar el levantarte del sofá o no para ir a entrenar.

Se constante

Esto es vital para conseguir tu objetivo. Independientemente de cual sea tu finalidad, la constancia es tu mejor aliado. De nada vale entrenar duro un día si luego te vas a tirar una semana sin entrenar. Para ello es importante que no te tomes el entrenamiento como una obligación, sino como un hobby.

Busca el consejo profesional

Esto puede ser muy importante, sobre todo si no tienes experiencia ni conocimiento en el mundo del Entrenamiento y el Fitness entrenar mal puede llevarte a que no optimices bien el tiempo o en el peor de los casos, una lesión. En ambos casos retrasarás tu progreso. Busca el consejo de un profesional de las ciencias del deporte y el Fitness. Notarás la diferencia.

Cuida tu alimentación

Entrenar bien produce mejoras. Alimentarse bien también, pero combinar ambos aspectos es clave. Si estás dispuesto a seguir un plan de entrenamiento serio, ¡haz lo mismo con la alimentación!. Déjate aconsejar por un profesional que ajuste tu dieta y te permita maximizar los resultados del entrenamiento.

Descansa para crecer

Descansar es tan importante como entrenar. De hecho, el descanso debe tomarse como parte del entrenamiento. Si entrenas más de lo debido o si no respetas el descanso que tu cuerpo necesita, acumularás fatiga excesiva que no te permitirá rendir adecuadamente o te provocará una lesión.

Planifica tu entrenamiento

No entrenes por entrenar. Debes planificar tus sesiones en función de tus objetivos, de tu forma física y del tiempo del que dispones. Cuanto mejor planifiques tus entrenamientos mejores resultados obtendrás. Ve demás pequeño a más grande. Empieza con una semana, luego un mes, etc.

No te compares con los demás

Cada persona es diferente, y por lo tanto, tiene necesidades diferentes y evoluciones diferentes. Marca tus objetivos e intenta superarlos con respecto a ti. No tienes que superar a los demás. Debes medir y preocuparte únicamente por tu progreso.

Cuidado con las lesiones

Es importante hacer un entrenamiento que mejore tu condición física y tu estado de salud, no que la empeore. Aunque algunas veces las lesiones son difíciles de predecir, es importante que tengas precaución con lesiones previas que hayas podido tener, operaciones que hayas sufrido, y cualquier problema de salud que pudiera repercutir en una actividad segura. Hazte una revisión médica previa y consulta con un profesional para que te informe sobre lo que más se puede ajustar a tu perfil.

10 claves para empezar con tu rutina fitness
5 (100%) 1 voto